Cómo maquetar una página con Elementor Page Builder

logo Elementor Page Builder

Voy a hablar de

La gente me señala, me apunta con el dedo… Y a mí me importa un bledo…

Con gente me refiero a los puristas del html, a los talibanes del génesis, a los que no conciben una página sin optimizar al máximo, a los fanáticos de la velocidad…

Después de esta entradilla provocadora, porque yo soy así.

Procedo con mi loca teoría de:

“Si puedes montar una feria, por qué no hacerlo”

 

Desde que Elementor salió a la luz, hace unos cuatro años, este maquetador se ha vuelto tan popular que ha desbancado a sus competidores, tanto en calidad, como sencillez de uso, como precio.

 

¿Por qué me gusta Elementor?

 

Porque desde que lo probé (tras su lanzamiento en 2.016), no ha dejado de sorprenderme (para bien).

 

No usa shortcodes

Esto que, a priori, suena a chino… Significa que si tú utilizas Elementor, maquetas tus páginas (o las entradas, como hago yo, porque soy así).

Y por algún motivo, decides prescindir de él.

 

¡¡No se te romperá el sitio!!

Es capaz de integrar hasta los vídeos, con unos pequeños ajustes, tendrás la página “casi” como estaba.

Casi, porque las animaciones molonas, se perderán.

Es algo que con otros maquetadores… Bueno, qué te voy a contar.

Si has probado Divi, Divtag, Visual Composser, Thrive Architect…

Te habrás llevado la “agradable” sorpresa, de ver cómo se pone patas arriba todo, si se te ocurre desactivar el constructor.

Bien, pues esto con Elementor no ocurre.

¡¡Brujería!!

No es magia, es ciencia.

Se trata de su código, no deja restos si decides dejar de utilizarlo.

Simplemente, queda un código limpio en el Editor de WordPress. 

Sin bloqueos.

Comento esto, porque como sabrás (y si no, ya te lo digo yo), he estado enfrascada en una división del sitio.

He migrado la mayoría de las entradas a una web nueva (marujer).

Durante mis andanzas he probado themes, plugins…

Y, aunque nada me impidiera dejar el constructor… Porque, como te digo, se va sin dejar rastro, sus bloques automáticamente pasaron a Gutenberg.

Eso sí, sin las animaciones tan chulérrimas que me había currado.

Tonterías, dicho sea de paso, que no he sido capaz de replicar con ningún maquetador.

 

Usa el editor clásico

 

Sí, qué pasa. A mí Gutenberg no me termina de convencer.

Así, que para mí, este es un chachi punto de ventaja.

 

Carga en tiempo real

 

Tienes la vista previa en tiempo real.

Cuando arrastras y sueltas cualquiera de sus:

  1. Elementos
  2. Bloques
  3. Secciones
  4. Plantillas completas
  5. Plantillas personalizadas y guardadas…

Lo editas en vivo y en directo, no se queda “pensando” como hacen otros maquetadores.

Reproducir vídeo

Coges, mueves, pones y editas, pim pam, sin perder tiempo.

Lo que ves, es lo que verán

 

Otra tontería, pero que para mí es importante.

Es que mientras estoy editando, pueda ver cómo se mostrará en diferentes tamaños de pantalla y todo en tiempo real, me ayuda a tomar decisiones sobre qué elementos y cuáles no, debo hacer visibles para cada dispositivo…


 

Tienes vista previa desde escritorio, tablet o móvil

 

Como te decía, desde tu panel de edición (abajo) tienes tres iconos, cada uno representa una vista desde un tipo de dispositivo.

Carga sólo lo que quieras para cada dispositivo

Reproducir vídeo

 

Opción de ocultar y mostrar los elementos, bloques o secciones, en diferentes dispositivos con un simple clic.

También tienes la posibilidad de invertir posiciones de columna, modificar tamaños y elegir cómo y a quién se muestra cada uno.

 

Multitud de plantillas preformadas, descargables a golpe de clic

 

No hay mucho que explicar, desde el propio panel de edición, puedes elegir plantillas ya diseñadas activarlas y empezar a funcionar, en cuestión de segundos.

Las puedes usar como base estructural, modificarlas por completo… 

En fin, las posibilidades son infinitas.

Reproducir vídeo

 

Y los puedes ampliar con la obscena cantidad de plugins (gratuitos o de pago), que hay, en este momento, disponibles para añadir funcionalidades.

 

Personalizable al milímetro

 

Sin necesidad de saber una línea de código, puedes dar a tu página web un aspecto profesional cuidado al detalle por ti.

Te permite ajustar:

Tamaños

De cada elemento, de cada sección, de cada bloque, ya sean texto, imagen, carrusel, vídeo…

Colores

De fondo, de bordes (si los quieres poner, también hay varios modelos), de mesa de luz, de textos, cabeceras… De todo.

Animaciones

Al pasar el cursor, al aparecer el elemento, al desvanecerse… Puedes y de hecho, lo harás, meter animaciones a todo lo que hagas, hasta que te marees y decidas quitar alguna.

Reproducir vídeo

 

Es gratis

 

Sí, lo es y con la versión Free, vas más que sobrado. Pero si en algún momento se te queda corta (aún con los chorrocientos plugins que la añaden cosicas), puedes pasar a PRO y ya sí, alucinar pepinillos.

Porque puedes maquetar un tema de cero, o si utilizas uno especialmente concebido para maquetadores, tipo Atra, puedes descargar plantillas (temas) completas con un clic.

Es el que he estado utilizando hasta ahora, que pasé a Generate Press.

Y tú, ¿utilizas ya Elementor Page Builder?

Categorías Plugins
Anterior

Qué es un constructor visual Elementor

Responder:

avatar
  Recibe avisos de respuesta a tu comentario  
Notificar sólo de...